12/27/2007

IDILIO QUIMICO

En la cresta refulgente del diluvio del día,
adonde es posible calcar el brío
y tocarlo
yo veo los fantasmas
en el amplio color:
el color intangible
como afectos sonoros, un azorado reflejo de quienes son
bajo el manto
unas lagrimas
duras cual un metal sanguinolento
que brama la culpa,
……………………….el castigo,
galopando en su precio
la imaginación del juez, una tormenta poco económica

acelerada y floja

que carcome quimeras de manjar feliz bajo su vestido blanco.

Embriagados los diques
ya poco danzan su esquizofrenia seca,
su carnaval acido
de la remembranza y la proyección de sus diablitos,
he acopiado sus cantinelas nefastas,
como regurgitaciones celestes
arcaicas verdades
que hoy son surtidor menos espeso y volátil.

Cada uno carga una piedra de gragea
…………….pasmados,
intentando aventársela a los vientos de m i locura,

con menos fuerza su odio se luce.

¿Paz?
¿Eres tú, Paz?

¡Yo! que te vi trémula y desnuda
y acaricie el terciopelo elíptico de tu centro dilatado
con los digitales poetas que llevo las manos
¡yo!
que he besado tus pies encabritados y finos bañados de luna

y mas jamás
te he podido retener en mi aliento,

yo sé que no eres esa,
esa
intrusa
confianza que se plasma en la química,

que se imprime serena en la mielinas necias de lo abstracto.

Yo puedo tocarte,
yo que he podido encenderte, besarte
en las guirnaldas negras de la puerta de la vida
en tu pubis de almizcle,

yo he sido tú

he dejado de ser,
he podido volar
sobrevolar
todo
vuelo

yo que te conozco
porqué te he recorrido
por dentro

sobre tus alas abiertas.

12/18/2007

BORROMEO

Real el abrazo a la sombra de la concordia,
la saturada palabra del lecho del afecto,
el camino de los pies y de las manos aunadas,
el silencio benefactor de las ideas de la esperanza.

Imaginario es el futuro que siempre está de espalda,
la eternidad de la certeza de la muerte que nos separa,
el valor que siempre encaja en las lunas de las imágenes,
la presencia absoluta del seno que contiene.

Simbólico es el acto del cuerpo único en las ansias,
la promesa cumplida incluso ante los ojos propios,
la entrega a los peligros de los jardines de paraíso y sus beldades,
la compañía necesaria en el necesario momento de la compañía.

12/12/2007

CARTA AL VIENTO SIN DESTINO

Me tocó en las cimas, un digital dolor.
Y cual si aguijones de tormenta hubiesen poseído mis manos abiertas, comenzó a fluir despacio la cantinela cabizbaja, que ahora adviertes tirada sobre los catres soberbios de este folio de llanto amargo.
En las notas, sus negras pasiones del deleite de su piel, sus blancas maternidades del domingo y sus mañanas, sus corcheas de cerveza barata que me patean en la sien, todas las figuras dicen que no estás.





¿Ves?.

Todas las historias son mnémicos espacios abstraídos del presente de hace días atrás, cuando -fui-, cuando fuiste en mi boca, en el eco de un suspiro el viento que lo mojaba,
no hay excepción en el amor mundano,
soy el de la crónica de este vicio descabellado, lo peino de furia.
Del ocaso de la semana desde donde floto sinsentido, lo único que sabía era que te amaba, y hoy…

¡Mírate ángel!
es un día y otro
¿Cómo se torna el sol
si él produce el color total?

Este vetusto fruto del sonido dibujado con sangre
no posee más que interrogantes magnánimas y cojas.

Necesito amigos como arroyos limpios.
Necesito amor como idílica promesa de princesa abstraída.

Es una gran falacia eso de la soledad puta ladrona,
no es posible volver a pestañar frente al último sentido abierto.

Tú escribiste el universo diádico y su flor,
debieses ser la promesa cumplida por el prudente temporal.

Deberías deber devenir

una sentencia que escribiste con mi pluma sometida.

¡Mírate ángel!
Haré las veces del espejo
…………………………de tu vida
un símbolo de truenos en la playa de tu campo.

No pude ser más ciego que el narciso más complejo,
anatemas heredados por la etiología del letargo

¿yo soy acaso la carreta?
¿en mi se acopia el veneno del infierno?

¡Mírate ángel!
Posiblemente el universo ha ignorado tu belleza
el universal te ha confundido con las perlas y los autos

tú misma te construiste de ladrillos rústicos y primarios,
equivocaste la vera en la oscuridad de una mentira.

¡Hoy no puedes decirme
que eres tú!

Yo te conozco de antes
de antes de que se partiera el átomo de la existencia
de antes de que en tus ojazos el mundo se dibujara.

Seguiré escupiéndote los oídos de la mirada inconclusa
con el filoso gruñido del discernimiento del futuro.

Yo te devolveré al paraíso
a las nubes que sólo pueden imaginar
los viciosos incapaces del destino

Yo te devolvería el brillo de la gema
el dorado claro de las caricias de tu rostro
la luz refulgente de tu espera por paz.

¡Mírate ángel!

¿Sabes acaso lo que quieres?...

12/11/2007

HISTORIA DE LA CUCHARA, EL TUNEL Y LA FUGA (parte primera)



Después de tantos funerales de afectos,
en varios años de rondas menos amorosas,
tras idear en la cavilación incesante de mi locura triste de los desengaños,
la mágica realidad de la felicidad más extensa,
mi cuchara, intrascendente forma en el ojo mundano
a edificado la pared de mi libertad, configurando este túnel bien decorado
que hoy por fin se ilumina de esperanza.

Y pronto nos iremos,
a encontrar en la calle torrentosa de mi corazón:
mi alma malherida y mi razón distorsionada.

En ese momento volveremos a ser todo
(ya que este país subjetivo y darviniano así lo exige),
caminaremos con la frente en alto y ya no nos diferenciaremos:
un homogéneo canto de triunfo bramaran los jirones de mi mirada
enganchándose seductora a los atisbos claro-oscuros de las que nada esperan.

No olvidare jamás a esta cuchara sabia, por cierto que sus formas permitían el esbozo clásico de una ilusión de amor constante.
Agradezco a ella hacer las voces de cuchillo, de espada,
y espero siempre me vuelva a defender de las traiciones contemporáneas que millones de veces han sido los barrotes duros de la vida que he llevado.

Todo había sido una espectacular mentira,
las lluvias,
20 y 4 añadas de soles sinsentido,
los cubos de hielo de fruta y las bocas,
los iconos maleables del futuro y sus espasmos;
todo a-parecía real. Mas no son las piedras que pavimentan hoy el túnel.

Unos detalles neuronales
que contaminados por bríos de culturas caducas, habían determinado este espectáculo malsano de las palabras vacías,
que cual nonatos espectros emergían de ciertos fantasmas que brotaron en medio de la construcción, ya no logran su cometido de suicidarse a mi lado.

Sé que tú, cuchara mía,
que también muchas veces me alimentantes de rebeldía y poder,
conoces el principio, los principios y el final de los finales.
Debo confesarte que tras recibir tu valiosa ayuda paciente y tolerante, no dudaría en iniciar junto a tus metales latidos una proyección infinita hacia cada rincón del universo…
que pena que yo no sea un cucharo o algo así…

12/07/2007

Se le ofrece
la final esquirla en la punta
de un axón embriagado,
lleno la copa de mi pupila rota
con su seno abierto
a mi cabeza volatinera:
muerdo la intangible ilusión
mojada, de su labio semiabierto
prospera un purpúreo secreto suave
de carne soberbia, solitaria de mis dedos
que eléctrica furia
le ofrendan
disfrazada;
adula los efectos de mi beso más grande,
humectado reflejo del elipse
crónico y supremo de su negra cadera
entre mis manos abiertas de noche.

Cada beso es el último beso,
manjar noctívago de remembranza y sonrisa..

OTRO SUEÑO

De esos pies,
y mi talón gastado del ruedo,

la máxima saliva ha denotado su suplicio.

Si no conozco
la pisada posterior, ¿qué berretín

me re c u e r das, loca?.

Llevo unos labios en el bolsillo del livor,

un extraño dialecto truena la asfaltada
manta del ozono del sinsentido,
barbiespeso coraje del monte del universo.

Carece la sonata
anómala del azúcar que tanto sol pulula

en sus ojos, sus pecas
son los puntos finales de mi existencia.

Mas sabe la quimera por diabla y por vieja:

“si cerrada la vertiente aún el espacio
florece por los años,

tendremos en los espejos de las manos a un hijo:
las palabras se infectan de lugares arquetípicos…”

12/02/2007


Una cárcel.
¿conoces una cárcel, querida?
Si es aún más mentira que rayones de hierro
que como goterones vicios caen del gris y se paralizan.

Si el pudor de tu calma dormida se tornara sensible,
entenderías lo temible:
los lazos de argento que en su eslabón aprietan.

En esos lugares, impregnados
de metros cuadrados inventados en espiral;

los sueños poseen, y duelen;:
aprisionan…
cual los puños que a soberbios barrotes lisonjean,
con la esperanza resbalosa de poder escapar.

…esos lugares, mi queridita, no desearías
visitar jamás, ni en tus preciadas pesadillas
que tanto a mí te acercan
y que tan bien te hacen trémula,
cuando yo deslizo
un momento de huida bajo la falda pequeña
arrugada del peso de mi cabeza melancólica..


Un abismo.
¿conoces un abismo, perrita?

Por el contrario de lo que esbozan
los pintores crédulos de la razón,

un abismo tiene fin….

Porqué él mismo
es el final,

el tope de una partida de sangre y latido que choca en el pecho.

En ese tópico hace mucho frío y siempre
se oyen voces y todos los cuerpos tratan de evitarse en vano…

Ahí conocí putas,
hermanos y hermanas de saliva,
que un día cualquiera vagaron por el parque,
por el vergel intangible de mi cerebro y sus palabras.

Esos lugares, mi perra,
No querrías conocerlos jamás,
ni aunque tan parecidos a tus gloriosas caderas
se mostraran al espanto de no verte cuando llego
arrastrándome a la orilla
de tu espalda pecosa,



y sin hablar te digo


¡te amo!

Vesania agria flota.
Despeina la mugre del parnaso
sabes de la gloria chispa,
no pecar de analfabetismo de la centella
luz encandila la zorra.
hazte la virgen que saboreo tu sangre,
que el himen de perla la voz de mi lengua…
me río de flotas
ojales sin esperanza…
yo soy malo… yo no puedo mantenerte….

12/01/2007

VOCACIÓN

Hoy vi la voz y deguste su sonido espeso, y me sentí como la síntesis de un grito que galopa lento sobre los hombros negros, que bajo los ojos del pobre provocan el cráter. Fui por el eterno momento el m a r de la dialéctica, donde confluyen los ácidos sobrios de la nulidad intrínseca de toda una (de)generación de viejas de mierda. Me regocijé de un epíteto de argento con pesados eslabones que, en la inscripción de su fauna lenta, anotada en el vientre la (objeto) -A- poseía otras letras. Y-me-he-dado cuenta que soy el mismísimo aire, una boca invisible y permeable de anacronías y dilaciones, que en mi escudo de sangre y mi bandera de sueños aparecen todos los des b o c a dos… que seré todos ellos por el infinito que me brinda este papel, que a pesar de la crítica y sus caballos sentados en los años, yo les regalaré mi amor a mis hermanas y hermanos malditos…

11/28/2007

MI SUICIDIO

Mi letargo de una letra: no me encuentro en este día enorme. Huérfano.
Barrera de castigo: una fusta de neón me reclama la virilidad. Borracho.
Pobreza capital, las bóvedas de suspiro: un lobo que aún no puede mantener a sus perritas. Poeta
Tintura de besos caducos: eres una pésima madre… te odio. ¡Llanto!!
Resaca, unos duendes groseros patean la sien del moribundo. Soledad
Miedo, hermano de viaje por los nervios de la sangre: ¡¿Cómo patearte la nuca de nuevo?! Fama.
Psicosis, terminado el éxodo: a veces se juntan en el mismo lugar ambos. La culpa es un fetiche colorado inaccesible para el mendigo beodo de luces. Pavlo.
Cae una gota antigua: miles de amantes que se resumen en el vodka acido celeste de tres fiascos nupciales de la risa. Viudo.
A veces la amo tanto… tanto… que una pandemia goza la saliva de una sugestión azabache en todas las calles de las universidades del re-conoci-miento: lo hago mal, me resulta tan rica; soy un traidor embetunado del desquicio más refulgente. Fugitivo.
A veces quisiera que la justicia en su caballo de la verdad me reventase el espacio de maricona transición, que me matara de su bien, que saltara de su trono lejano hasta el pedestal de mis hemisferios caducos, que se acercara despacio a mi vicio: ser un hombre integrado en suave y cómoda mentira. Dinero.
Me duele, mi corazón flota en sulfúrica poción, repito la misma gestión que desemboca en el charco abstracto del tedio: me caso con ella y ella se va, ¡la chupo!!; sé con certeza que la cereza plateada de mi deseo por amar como en el libro finito, me hace ser inmortal: quiero morir.

LA LENGUA VOLATIL

Ya no estoy. Y parecido al diluido
sulfuro de la decadencia mínima,
he decidido llevar de corbata el lazo de la horca,
multicolor variante de mi vida funámbula.

Luzco bienmal. Luce y me lo confirma
el misterio que refleja en el espejo de la victoria,
el rostro de un beso desconocido apropiadamente suministrado
en la furtiva esquizofrenia del alma de la noche.

Gano recuerdos y sus variopintas sensaciones adjuntas.

Sólo me queda hablar en esta lengua,
caminar descalzo como los maestros sobre esta lengua,
orinar en un poste de la luz de esta lengua,
pasarle mi lengua mojada a esta lengua de mujer ahogada,
tener esta lengua loca en el vestíbulo de mi boca,

y usarla de identidad.
Quizá me salve la vida dejar de vivir
igual que los demás.

ANTIANTIPOESIA



No quiero verlos más, castrar las flores que habitan en cada cosa, con esas tijeras viejas de palabra oxidada, pésima encubridora de animales descompuestos. Pensaré un panteísmo de humores brunos, que me deje el tiempo en las manos cual si tomase el agua sin inconveniente aceitoso y permeable, y lo lograse siendo -yo- la mismísima sentencia que se ha dicho para algunos que paseaban por la segunda tópica.
No quiero escucharlos más, sugerir un enigma caduco, impostor, de aspecto prolijo: herencia de hijos inválidos que enamoran a vetustas ignaras. Encandilaré de formas difusas con los folios como camaleones amarillos, que delaten todas las vanidades que tanto esperma producen en mi soledad valiente de escroto sin tu lengua, musa mía, de cualquier día. No quiero verlos más, haciéndose los chistosos, embetunando con heces tautológicas unas hojas manchadas con Pepsi, con grasa de papa frita y con “ a n t i p o e s í a” de biblioteca misérrima de odio. Haré desaparecer toda vuestra soberbia arquetípica y fanfarrona, positivista legado elemental de Watson. Mojaré con llamas a todos estos monos cansados e infectados, los sacaré de sus computadoras pajeras ofreciéndoles banana viva, y cuando crean que ya no vale la pena resistirse al enemigo que les ofreció la síntesis de su natural posición pasiva anticreativa: haré una ronda, en derredor de sus cuerpos encendidos, de la mano con todos los niños que recién estamos comenzando a tomarnos el mundo, en enormes vasos shoperos, llenos del veneno de nuestras madres muertas.

11/21/2007

ESTIMADA ALIEN:


La gradual cirugía: ¡un trastorno de tortura! A perdido su nombre y lo que colgaba de la estrella del paladar, a cesado la sombra y el foso de sus ojos, de hundidas explosiones cafés, desorbitadas de mi sol de amor. Y esto es lo que soy... ahora, sin rumbo ni nimbo, una dislocada quimera que brama en la sombra y en las villas se anuncia sobre caracoles exactos que los diluvios de cambio flotaran después del fondo. Pausados: tomándose todo el tiempo y quebrando las ansiosas botellas. Malditos: más allá, cargando signos de la bestia más amable y c-o-n-f-i-a-b-l-e.
Y sin embargo me duele saber que mis seres alados flotan ¡sólo! por mi vaho de dios iluso, que sin mí no son lo mismo que rezan, que titubean de traición con la cara colorada, que se frotan de rodillas contra otras promesas nonatas, que son ángeles con estrabismo nervioso y muy venales de todo superfluo falo. Del dueño del sueño, la horca segura de un disparo en la sien que garantice un cerrado cajón de llamas. ¡ay, que dolor, hermana mía! No sé a quien más recurrir en este instante del luto. Y es que ahora agonizo, es que ahora me voy al recuerdo de mi señor; resignado y cabizbajo. He perdido mi partida de jaque mate. Tú bien sabes que mis cálculos son infantes soberbios, que mis visiones son extratemporales, anacrónicas crueldades de Shakespeare, que tarde en la madrugada o temprano en la madrugada, me llegaría la hora de morir, de morir de la manera más siniestra, de morir absorbido por esponjas sanguinarias, por falsas especulaciones....
Pronto nos veremos en el infierno,
Nuevamente.
Tú hermano Pavlo

11/19/2007

ODA

Para ti miedo: cuchillo de luz, veloz abre portones de yugulares verdugos. Saldré en mi danza de vaivenes. A robar.

11/17/2007

JOAQUIN





PREPARATE para cuando la costa sea tapada,
entrampada en estricto ardid por los perturbados rieles de fierro de la marea siniestra de una herencia mareada de golpes profundos.

PRE PARATE delante de la piedra primera, respirando a la locura que hace trinar la campana de Gauss de modo cochino; sereno como madera pesada en la ola de paz.

P REPARATE con los argumentos de casi todo aliento sabio, del diario paso adelante de un sol enumerado de rutina, para nosotros pobres, y añejo hastío. Y gana. Gánales a todos los ratones, vuelto culebra y mordiéndote la cola
.

PEDAZO DE LA CARTA

Si los vieras…
¡porqué yo veo la imagen!.
Iconoclasta.
Donde lo forjas y yo celebro,
son pequeñas b o c a n a d a s de chispas
que le sirven al fuego de la mitad exacta,
a esa llama misteriosa para nosotros.

Hablaré y cantaré de nosotros,
pues somos nosotros

los que somos
de metal níquel emergente ulterior. Una clase.
Somos nosotros
los que ya palpitamos sin miedo,
somos nosotros los tartamudeos del ánimo corrupto
(que será exiliado. Y vitoreado por ser la enzima de la lucha),
somos los que se quedaron a ser la muralla
que ahora se escribe en la piel:
TÚ Y YO y “HASTA LA VICTORIA SIEMPRE”.

¡Tenemos fuerza,
no nos hemos suicidado por la orden!

Yo sé que poseemos una llave de un color utopía,
yo sé que nacimos por nada, ¡esa nada tan soñada!.

A veces revoloteo como la nave
de tus entrañas del cerebro:
y te salvo, querida,
te presento a tu propio espíritu
en una conversa de meneo informal.

Me clavo a ser una sensación homogénea y feliz,
a descifrar la música de lo que no puede decirse,
a ser, tu propio corazón.

Yo soy un motor de peluche liso fiel,
tú eres una maquina de célula libre y neurona fiera
haremos la fusión de la certeza venidera,
engalanando de ganas las habitaciones de la vida.

Y seremos nosotros los del nirvana de crear,
los del café de conversa, los del gris suave del amanecer,
los del amor.

Seremos nosotros los dueños de todo,
nosotros mandaremos que todo sea justo
para nuestros hermanos tristes
que tan heridos pululan por la ciudad de los obreros

11/13/2007

AHI ESTOY


EN [Un tornado. Una espina
en el costado de la sien, cien veces,
los peces flotan y dan fulgor,
el amor de cabeza dormitando en un helecho
libre de contradicción, lo he hecho cuatro veces más,
el sofá inefable secretario conchevino.
Un mendicante vivo me he vuelto al mundo tuyo,
un muerto contento tapizado de nervios de violín.
Exquisito es el pilar de tu pensamiento al viento,
me tiento del veneno tinto y le recorro la selva con la lengua más rauda;
del flashback variopinto y lo acumulo como un mar
abierto que no escurre entre las falanges:
del universo desemejante y penetro hasta el abismo
con todas las miradas de mi cuerpo desnudo,
de lo extinto revivido en el sentido de tus piernas,
del collar de perlas blancas que son tus piernas de mi gloria
y mi cuello donde se trazan tus dientes, donde se apoyan,
de la armonía del suspiro envuelto en vaho de cenizas verdes,
de las pecas de tu nariz de micifuz ]
DONDE INSPIRO MI PROSA Y EXHALO MI DESEO
.

11/11/2007

NEUROSIS OBSESIVA


Siempre es el futuro,
una cadena donde se alterna el ónix y el cáncer,
un rumor sugerido de talismanes
curtidos por el proyector de sus esencias al espacio.
Tengo una bodega de ducados caducos,
que me hacen tornado en lo alienado
y barbiespeso cabizbajo:
yo no me relajo, yo soy de vidrio.

11/08/2007

FIJACIÓN ORAL


Otro más sedado que el anterior de allá de lo pulcro
y virgen de la menuda selva sedosa de tu pubis,
me comenta que la espera debe
acabar en tu boca.
Ya que tu boca es mi trono de género de carne,
definido en lo elegante del sabor del calostro púrpura antiguo,
del asfixiante dorado blanco y bruno
de tu calor parcial y sensual, que ahora también es mío
lleno de la simbiosis original de cada uno de los pecados amatorios.
Pues es tu boca la meta, metamorfosis circular de un deseo
perenne de gozo sólido para rozar mis convulsos espasmos,
locos chorros de vida pálida soberbia , de replica frustrada
por omnipotentes jaguares en celo que atraviesan el dique de estaño
de la decencia y sus tijeras oxidadas de abstinencia.
¡Si! Tu boca le sirve a las inmensidades holisticas de animales paraísos,
sabe del manjar de cómo sabe todo lo dulce,
lo ácido de lo perverso que su lengua igual implica,
porqué tu boca lo sabe, sabe a todo lo que deseo.
Yo canto en tu boca y resueno como un quejido de gato involucrado,
retumbo en silencio secuaz cual una marea de aleteos de hada perniabierta
yo sueño en tu boca cerrada, me la bebo a largos sorbos en la rutina de las buenaventuras.
Porqué yo bailo en tu boca llenándola de mi sangre,
de todas mis sangres azules y sus múltiples variaciones del amor puro.
Yo amo a tu boca, por qué eres tú
porqué soy yo dejándome levitar en electrónicas praderas de orgasmo.
Yo amo a tu boca, yo la deseo siempre en la ropa,
en la vestimenta erecta de mi alma tuya.
Yo amo a tu boca de niña mimada, amo a tu boquita triste.

Porqué tú te ríes y la alegría es causa, mi hermana
sol rojo, y mis fragmentos son un bolero enmohecido
alimento de pájaros abiertos que en ploma substancia avanzan
con las alas caídas cual unas capas viejas que ya no vuelan
como en el ensueño abstraído: -una mirada no dice nada,
breve electrón que repele, de flores del mal con su campo, el orgón de mis cenizas-.
En las bocas de cada axón, una corriente enmarañada de buena fe magnética,
me dice en la base dura de la paradoja única y fatal, que no sabe
realmente el espíritu de la necesidad a tu espalda invisible en una lengua mordida
en mi boca, por cierto, donde no se dicen poemas.
Eres de cabeza a cola alzada un puntiagudo y platinado gusto a sal de musa.
(
¿
Serás
?
)
mi fetiche afelpado para hacer la transición
de la vida a la muerte y después a la muerte.

Yo no le temo a los cohetes ni a las estrellas, un día el trémulo choque
de cada fibra de mis nervios, hacía un devenir de Dada como paradigma,
te levantaran en sus lomos las quimeras
y te dejaran hablando mil idiomas al caer
en los remotos agujeros de la profunda profundidad:

de la locura (una locura sensual,
que hace a la mujer una celebridad
con los labios del color de sus exquisitos calzones)

11/07/2007

Otro poema Psicologíco



REPRESIÓN PRIMARIA:

Cuando crece un susurro y abandona su nido, metido en una volada sin fines de lucro, sus padres y sus madres, que son unos pajarracos enmarañados y productivos, intentan atascarlo con una punitiva patada en el pico.

UNOS HUERFANOS



Bajo el puente que atraviesa, cual daga enorme el vientre materno y deforme, el afluyente eterno profundo de un cosmos finito, sobreviven estos angelitos de rostro tierno e igualmente embarrado.
En su vaga añoranza de respuesta sedante, miran las puertas abiertas de piernas, esas de siempre: lisonja venal temporal y maldita, que se imaginaron antes del origen del sapo, mirando pegados los vicios de luz de escaparate, parecidos a una mamá que les ofrece la teta buena.
En ocasiones se afilian a espejos quebrados de narcisos imprecisos, hermanos enfermos terminales, que llevan antenas de marciano en los bolsillos rotos, que constituyen comunidades anarquistas y leales, que se acaban cuando dios los salva con dinero.

OUROBORUS (4)



Ya es bastante tarde, todas las horas
han pasado como si fuesen la misma
gota porfiada que rebota contra muros idénticos
simulando el latido del segundo
del reloj viejo que le queda mucho camino por recorrer.

La luz se ha ido de aquí o mucho floreció en refulgencia anonadante,
todo se ha vuelto nada, la ecuación tuvo esa lógica desde un comienzo incluso.

A tentativa es la moda –equis- que lleva en brazos esa chiquilla.
Es más joven que el gameto, que el cigoto
y su domesticación ambivalente de mórula que respira.

Atiborrado de mucho presente se acopia el pasado
en las carretas insoportables que cargan en sus lomos
mis animales fabulosos: y se vuelve una pasión “oceánica”

(imagina mi carcajada,

cuando parece) loca que viaja relajada y bruta a todas las caderas,
a todos los senos y a todos los labios,
.........................................................niños y adultos,
que se cambian cada amanecer en un solo objeto tangible y bello
para este sujeto del luto.

Comienzan todos los terremotos a pesar mucho, mucho,
.....................¡demasiado!!.

Se sienten los chasquidos de plumas de hueso,
hacer el temblor de comisura mojada,
congelar las puntas de los ejes de los planetas particulares,
dejar fijada sólo una alternativa del examen final del suspiro.

Y nadie, nadie espera un error de la naturaleza...

11/05/2007

ERROR


Del concho,
ahí el sabor muerde la lengua
con rencor de verde silvestre ciprés,
en su botella
permanentemente desierta de suerte,
sabe mal, una prueba del pavimento de buena intención
donde cae la lluvia de ranas de nuevo,
se tiñe el pantano de fucsia deseo; de nuevo.

Nada ha salido por la puerta de la fortuna bonita,
del despertar amable,
del cancerbero confidencial que ahora comía huesos tranquilo
sin ladrarle a los transeúntes del ocaso de ayer.

Hoy hago esto,
para que me sepas capaz
de elevarme y quedar nivelado
y masturbarme de sonidos puros y sin razón:

tengo la pistola en la sien

del planeta moribundo,

tengo una escopeta en la otra mano

de la mano que no me das,

y los dientes llenos de puñales
sobrios suavizados de tu lomo
dispuestos en verborrea a sanarme las heridas que me quedan
cada vez que el dibujo es en blanco y negro
y tú me maldices como si yo hubiese sido
quien te trajo a este mundo.

10/30/2007

POSICIÓN ESQUIZOPARANOIDE


Desatadamente mantengo en mi ala el grillete
elástico del desconsuelo maestro
que me imbuye en esos soles que aparecen
y desaparecen dejando abatidas cenizas
en las pestañas del torbellino marginal.
Ahora vulnerable y desnudo como un alma
sin su armadura negra, un enorme pavor
me embauca y me hace tronar de gélido panorama
confuso e indeciso, soy una luz de hielo,
derritiéndose paulatinamente
en el océano imperfecto de una bomba delicada
a punto de perder la cabeza
en una apuesta de eternidad filogenética.
Pareciese que el teatro, del camino hacia la tierra profunda,
que me produce un escalofrío de golpes de voltajes vehementes,
es el hecho posible de la aureola trazada con fuego
por anacoretas inmortales y desquiciados:
temo mucho despertar en la mañana
y ver que mi madre, la difunta embarazada,
está recostada a mi lado preguntándome cómo me llamo.
Temo mucho respirar siempre
en el mismo lugar la cantinela atroz
de una vieja afición por la vejez de ciertos negocios.
Muchas veces me escondo de ti
entre las puntas carmesí de la díada
altanera y robusta de tu pecho convexo.
Le temo al ocio de las flores y los corazones tallados en el tórax,
a la mentira de la necesidad de la cultura de animales nefastos.
Le temo a sus despedidas pequeñas nocturnas,
a sus rutinas de sitio paralelo al deseo de su presencia en mi boca,
le temo a su ojo sumergido en un punto invisible del horizonte
en donde se atraviesan otros hombres con pirámides definidas
muchos de ellos, posiblemente, mejores que yo,
en lo que yo no sé hacer.
No quiero que me deje pataleando:
el chupete de vidrio está dañándome
la mandíbula de la sinapsis.
No quiero que me deje sin las consonantes
bramando gotas de nieve.
No quiero tener que recordarla mirando la cruz del cerro.
!!!!La quiero, la quiero, la quiero para mí!!!!!
Soy un hombre tan aguzado como la espada más loca.

10/27/2007


“Ello consiste en alcanzar lo desconocido mediante el desarreglo de todos los sentidos. Los padecimientos son enormes, pero hay que ser fuerte, que haber nacido poeta, y yo me he dado cuenta de que soy poeta. No es en modo alguno culpa mía. Nos equivocamos al decir: -yo pienso-: deberíamos decir: -me piensan”

(Arthur Rimbaud)



He aquí la victima
al sol, a la noche
más que nada,

una paliza
punitiva y macabra de paradojas
y lealtades
verticales como rascando cielos,
de celos, de peones
y huérfanos obsesionados
con los tríos,
de desasosiegos crónicos que plagian
fieras sanguijuelas abuelas y gritonas,
arquitectos sádicos
honoris causa
en la edificación gótica
de un doble vinculo majestuoso
en pleno vacío.

He aquí un cadáver limpio
muy vivaracho,
precoz

disipado randa,
odre lamentable
de insaciable carisma grosero
y violento, atrevido destructor
de la vetusta moral
mórbida de la capital sombra,
nocivo irrespetuoso de las prisiones
inoxidables del destino
de la horda primordial y espinosa,
Giacomo obeso
de estética foránea del inconciente
colectivo de maracas y vírgenes rubicundas:

alumbrado por el faro
de la ventura de la isla
donde habita en la frontera
un sicótico arlequín vestido de luto.
Pillo pollo atormentado
que rompe los huevos
lisos de cualquier sano sujetado
al principio de desempeño.

He aquí un amante apasionado
de un tango sensual de triste tenida,
empeñado en darle a la ficción
un palacio hecho de nubes blancas

sin dios ni ley:

como corresponde a un conde de Drácula
atiborrado de sueños y deseos
de la carne de la mitad de su mujer,
la rosita delicada de un principito llorón.

He aquí un dualista
a priori
metafísico

de genética infectada de un lúdico conocimiento
difuso de la objetividad
con que la realidad le patea
el hocico a diario.

He aquí al poeta
de cuna.

10/25/2007

poema psicologico

EDIPO:
CIRCULOS CONCENTRICOS
DEL
TRIANGULO
MALDITO.


10/22/2007

OUROBORUS (3)


Tenía una herida, muchos cuerpos transparentes de toque. De imagen sin tacto era el dolor. Comprendí.
Los ojos están en su lugar, esto no se leía en ningún manuscrito docto que volara bajo por ahí, por lo cual la advertencia era clara, antes de la producción de tanta basura en el espejo, incluso para el insurrecto: pero yo soy el más idiota, el más estúpido de este mundo bueno e invertido.
He tomado hoy en todas las manos del mundo, que ya vueltas cálices vetustos, vacíos y sucios, las bombas, los fusiles del Lázaro tirano, político vanguardista, que da vueltas y vueltas, y ha hecho que vivamos continuamente el primer capitulo que sigue al final de esta novela realista llamada despotismo ilustrado, para matarlos a todos, a todos ustedes.


10/19/2007

METRO


En una angustia de fantasía
el pasajero de pie cavila
su observación del rigor.
Piensa a su amada envenenada
de la nada de la espera.
Se desespera de papeles,
de aleaciones importantes,
por lo menos para el mundo.
Un segundo se detiene
frente a la luz de un lugar,
sabe que está mal
porqué está dicho.
Reflexiona su imagen
contra la que suponen todos.
Se ahoga en lodo gris del aire.
Saca su cabeza
por la ventana del metro,
viaja a un paraíso determinado
por los catódicos, por los que le quieren
porqué se quieren,
por las miradas de cada uno
de los que viajan en su misma situación.
Desesperado de promesa
el hombre traza mal la línea
en la mesa. Quizás ya no puede seguir
usando la primera palabra de la frase.
Todo lo que nace muere
y al parecer de pronto aquello se olvida.
No lleva comida en la memoria,
luce su llanto cual accesorio de moda
en la escalera mecánica que lo mueve
un instante hacia arriba, como saliendo
ya del túnel
aunque ni siquiera lo reconoce.

10/17/2007


“Para trabajar basta estar convencido de una cosa: que trabajar es menos aburrido que divertirse.” (Charles Baudelaire)

Somos pobres, demasiados caudales
de sueños cual lago artificial.
Mi piel da cuenta del sol
con su mestizo brillo atormentado
y las trincheras negras
de tus lánguidos y bellos atisbos en guerra,
de las noches que nos sedan
o nos siguen viendo en labor,
en el bordado meticuloso de tratar
al fin de vivir.

Somos pobres:
soy demasiado irresponsable,
no debería estar cantando
ni creyéndome un feliz.
Debería coger la yunta
y hacerte una mansión
con palos de fósforos,
debería oír los gritos y todos los caprichos;
y odiar, odiar mucho.
Debería apretar los puños
y ponerme al fin la capucha,
debería estar en la cárcel
para no aguantarme los planes.

Porqué somos pobres,
nos hacemos viejos
con la luz de la velocidad,
con la fatalidad de cada año.
Nos ofrecen poco.

Somos muy pobres,
nuestros corazones no soportarían
otra sutura de injusticia,

debería ser un ladrón,
ser lo que siempre quiso mi madre,

debería caminar con los ojitos cerrados
y sólo mirarte desnuda.
Porqué somos pobres
y no tenemos otra opción
y más bien todas son la misma.

¿dime que hago,
mi
(co)
razón?
no he podido dejar de ser poeta,
por más lleno que tenga el bolsillo
de la imaginación

“¡Ay los vicios humanos! Son ellos los que contienen la prueba de nuestro amor por el infinito.” (Charles Baudelaire)


Tiene las respuestas en la mano
transparente el veneno y lo sano
de su corrosivo poder
desinhibidor cortical.
Se puede pensar en unidad reptiliana,
en casi todo que es lo mismo que nada,
que aquellas adornadas culebritas
son más adorables que un mamífero
succionador de ideales, que son eso,
porqué están lejos, lejos de sus engendradores.
Tengo la botella y su sabor multifacético
a medias fundido con la mielina azul del cráneo,
todas en el techo recordando,
desde un paradigma extranjero del mundo:
que es muy real.

¿por qué te amo tanto muerte,
mujer, mía, sin matiz?
Tengo ahora la respuesta precisa
entre los dedos aprisa subiendo
y bajando, estimulando el estallido
blanco que le aparece al nácar rosado
de un endometrio. Lo tengo y me demoro
más que de costumbre.
Una paliza, una trifulca
de odio sin sentido,
con cualquiera agresivo
que se dibuja en el cuadro por error
del pintor de la existencia.
Tengo alucinantes descubrimientos del arte,
de su ciencia abstracta, atorados en la lengua
intentando desatarse en diálogos
con los más hermanables comensales
que recién conocí,
en seducciones con las cortesanas
igualmente carentes de esa tópica.
Tengo paz
a saltos, asaltos
al onírico espacio;
que gracias a su poder alucinante,
hace ver todo negro,
parecido a un gran vacío
uterino, es decir:
no deseando nada
y estando por las horas
que el consumidor considere,
fuera del tiempo:
por fin...
tranquilo.

10/16/2007

TE VEO




Que subes las escaleras,
dejas mi rostro en el horizonte
oblicuo de tu flanco izquierdo
que amo igual que al otro
simétrico magnífico, que son unas alas
y un viaje largo y corto
en donde yo te escolto con mis lisonjas
guardianas de tu cintura mía.

Que sudes por la hoguera
que se antepone en imagen
al principio de los actos y su sublime trofeo,
tomo nuevamente un astro
entre los dedos nerviosos, la cremallera
de tu vestido se decae
sabiendo que ya no te seguirá rozando,
y que ahora es mi turno, el turno
de mis tesoros dispuestos a ser enterrados
y de mis bestias de ansias mojadas y endurecidas
preparadas cual un depredador inquieto
a disfrutar del manjar único.
Que no hables, y mires todo
con los ojos como una boca roja,
con el cuerpo completo como una boca
humectada de un perfume infinito para la ocasión.
Todo lo puesto ha quedado
desparramado
por el suelo del cielo de este momento:
olvidado como si no existiese
nada más que nosotros
empecinados en ser
una unidad psíquica y somática.

Te recuestas sobre esa litera resistente
al viento de las transpiraciones
y su movimiento fulminante y potente
que hace temblar a mis tierras.
Yo te sigo nuevamente
igual de íntegro que el día del nacimiento,
respirando más rápido y más contento
como sabiendo que voy a morir
con una sonrisa tallada
en la piedra sutil de mi mirada.
Poso mi aliento precisamente
sobre el pilar delgado de tu melena negra,
beso cada una de las pecas de oro
que te cubren los pómulos de mis besos y mi saliva.
Te muerdo, sin salida quedas
en la prisión abierta y firme
de mis brazos y mis piernas:

todos mis apéndices son parte de ti ahora,

cobijada bajo el manto de fuego
donde te devoro el alma
mientras cantamos y me dibujas
con tus pezones carmín furia
corazones en el pecho.

Que vuelves a subir
por nuevas escaleras furtivas,
ahora soy tu Pegaso,
cabalgas con fineza de reina sobre mi y te miro
y te empalmo las montañas gemelas del cuerpo
rechinando tu nombre con placer invaluable.

Que Sigues danzando,
combinando ese paso bonito
con otros para mi deleite,
y puedo ver tu espalda blanca perpendicular
formando un ángulo, bajo la destreza mojada
de mi tórax que vertical te acaricia por dentro el misterio.
Y te veo de nuevo, todo es nuevo y todo es mío.
Y quiero que te recorran esas mariposas
de imperceptible aleteo
que provocan una vibración eléctrica
que te elimina la sincronía exacta de los sentidos
y dejan con la mirada alba
y todas las fibras encabritadas en dulce tensión
y te detienen levemente el jadeo
haciéndolo ínfimo silencio, para volverlo aún más intenso
hasta que todo

acaba

en un destello púrpura
que nos reconcilia con la vida
y ata nuestros espíritus diciéndonos:

"estamos juntos de nuevo
........................................y ésta vez para siempre."
*(imagen de Luis Royo)

EL CAMINO


Justamente, ante los cuerpos
que dentro de mi han existido y perecido,
se cruza hoy un camino claro.
Y no es cuestión de luz
o de sombra turbia, de contradicción
y ensayo-error,
por primera vez en todas las veces
que me suceden los fenómenos,
aquella vera está inmovilizada
aguardando mi paso por ella
cual si me conociese desde ayer.
Necesariamente, cada sendero
de esta particular especie,
se posa frente a los niños
y a las mujeres, en un día
y una fecha imposible de anticipar.
Esta variedad especial de vía,
siempre va acompañada por sus hermanas
gemelas, que nunca son iguales a ellas,
y en rigor son lo contrario,
profundas antitesis que no dejan espacio
a matiz ni reflexión,
sólo nostalgias patológicas
que desembocan previsiblemente
en personalidades extravagantes
de demasiadas bohemias tristes.
Si pudiese ser descrito en su color y detalle,
el camino principal, que incluso está decorado
por un carnaval de mujeres magníficas
todas nombradas con el mismo nombre
y todas des-vestidas diciendome vivamos juntos,
que ahora veo inmóvil y muy serio
rascándome la mente
desde el origen de él y todos ellos,
..........................................sería el mejor.
Creo, firmemente, que comenzaré a caminar por él,
aunque sé que por los costados de sus anchas caderas
siempre asechará un peligroso depredador
listo a romperme la cabeza
y devolverme a la partida muy lejos de la meta.

10/14/2007



“La vejez es un tirano que prohíbe, bajo pena de muerte, todos los placeres de la juventud.”

(La Rochefoucauld)

Hoy todos lanzan la piedra,
sobre todo
los que han quebrado su lapida,

¿Será que se odia el derroche de noche,
o que la noche ya no recoge los sueños de un cansado?

Mil veces la condena ha caído sobre el que empieza,
el mundo es gobernado por el absurdo
de una idea,
la locura de pensar que la experiencia es el tiempo
cuando el tiempo no existe
sino el deterioro es lo que vemos.

¿Acostumbrémonos, hermana, a lidiar con el prejuicio,
con quienes pretenden anticiparse por razones de impotencia?

¿O destruyamos lo que ya no se eleva por cansancio de vida,
que no es vida, con cansancio?

Dos mil veces asesinemos a los abuelos y al pasado
pues bien sabemos de la mano
que sus palabras son veneno,
que sus ansias son de muerte por que colinda con sus cuerpos
y que aunque sean nuestros padres
todos tenemos nuestra propia verdad
lo cual nos vuelve a todos


.......................igualmente mentirosos.



10/12/2007


Sensación de estar en un borde.
Pasar o no
pasar de largo
hacia donde nadie
sabe que sigue.

Muchas tardes,
ya que todas son
tardes. Miro en derredor
la excusa periférica de mi resentimiento
de lunas que no vuelven.
¿
Llegaremos
?
me pregunto
cual si yo fuese otro
personaje
de la milenaria novela de los círculos,

esa que hemos leído por siempre
a todos nuestros hijos.

Ay! Demontre,
si yo era filosofo, debería amar
lo que no ha sucedido.

Pero es que contigo, mía,
nunca sabré si la pretensión de poseer
será sólo eso.
O realmente contaré contigo
para que nunca roces tu cuerpo con el de otro.

Reflexión IK


Tengo sueño
y soy la rabia.

No busco trabajo:
busco la plata:
y no busco su brillo:
busco su magia:
y no por sublime
sino por qué sí.

Tengo esperanza
y soy contemplativo.

Busco algo preciso
que se sujeta a variables:
y no busco a un amigo
sabio que sepa rescatarme:
busco unos oídos
que no sean de un juez.

No tengo nada
y soy de cristal.

La vida está llena
de resbalosas pendientes:
y no busco una meta:
busco un para siempre,

¿será que la muerte
es muy parecida

...............................(a la felicidad)?.

10/11/2007


*HORROR VACUI


Te digo muñeca, con números largos:
mis lagrimas noctívagas empapan
los nidos (míos y tuyos, de ayer y hoy),
cuando tu espectro entona esas infieles promesas.
Me escuchas muñeca, con ansia asesina
y unas cobras bien envejecidas
resuelven los fallos más irracionales del día,
se anteponen unas quimeras transparentes
a cada saeta que expulsa tu corazón,
mis huesos de polvo convertidos en cascabeles escandalosos,
las fustas esbozan mapas en mi lomo
y las lunas aúllan a los lobos hambrientos.
Juntos escuchamos, te digo muñeca,
las impresionantes fabulas de la historia de la humanidad:
los imperios de sol, las guerras de las galaxias,
juntos escuchamos cantar a los cóndores
y ladrar a los vecinos, maullar a tus orgasmos
y silbar al humo mustio en la ciudad de los Cesares.
Sabemos por cierto, te digo muñeca,
que la vida es difusa, como sueños cualquiera
y que en nuestros finales siempre dice:
“…y vivieron felices para siempre”.
Estos cementerios, te digo muñeca,
no son habitados ni por el más muerto señor.
A lo lejos algún suspiro de plasma
recita un poema con mala ortografía,
pero estos cementerios, te digo muñeca,
están tan vacíos como mi mano sin la tuya.

*(Terror al vacío)

10/09/2007

JUICIO (o la última declaración)


Y-si-yo tengo la culpa!
Compré la ropa donde no es debido,
mi traje enfermó
y también tornó negro su sentido de lucir.

Yo tengo la culpa
de ahora cosechar atisbos
chuecos: maduros
e inmaduros: todo da igual;
de haber plantado esos misterios
que se resolvían con delirio
y rechazo, con abandono y traición.

Yo tuve la idea de declamar lo prohibido,
de bailar con lo prohibido,
de jalarme y chuparme lo prohibido y hacerlo aparecer.

Yo fui aquel brujo, aquella magia
negra y roja y sola y risueña,
bruna necesidad de escape total.

Yo tuve la culpa, yo tengo la culpa,
yo invente a todas las viejas de mierda del mundo,
yo soy su Edipo.

Me puse la careta más llamativa
de la gran fiesta de las mentiras.

Yo me veía de lejos,
yo era de un oscuro fosforescente
que encandilaba y abría los ojos
superando sus propios umbrales.

Yo hacia del dolor una obra de arte
de una parte exiliada,
una obra de teatro
de un retrato perfecto
que no le faltaba nada por lograr
un afán estético, una disertación
detallista y realista:
una disertación suprarreal y nihilista
de un medio de comunicación sin censura,
un medio abstracto e intangible,
un medio invisible de un color sublime,
parecido al aroma que dibujamos nosotros
veinticuatro en mi cama meada por el gato,
una palabra que se traspasaba
hasta la más perfecta aduana dura,
un chorro de algo devastador
que no soportaba ni el más afilado dique de azófar.

Yo tuve la culpa de que ya no se confiara,
yo tuve la culpa de habérmelo callado
y haberlo dicho con un grito,

yo era extraño: yo soy la verdad.

Yo me propuse ser el instinto,
ser yo, ser tú, ser nosotros,
ser padres y madres, un súper ello también,
mucho más amable y leal.

Empero nunca pude ser una mujer
como ella, nunca me pude amar para siempre.
Nunca le pude cargar en mi vientre,
nunca pude hacerle llorar, hacerle sufrir,
nunca pude mentir y volver a mi lugar
a recibir tiernas caricias mientras soñaba algo mejor,
nunca he sido feliz sabiendo que me esperan
las fálicas Penélopes producidas por la tiranía
de la desesperanza de unas madres
que viven solitarias en casas de clase media.

Nunca pude dejar de amarte
cuando me lo pedías. ¿Tengo yo la culpa?
Nunca me quede en la mansión que soñé,
nunca pude llevar puesto el oro de tu nombre,
el grillete de tu compañero,
de ciudadano y patriarca,
nunca tuve la culpa de otra miseria más que la mía...



Yo tengo la culpa de todo.

Deberían ponerme una corona



......................................aunque sólo fuese de espinas..

Psicopatología Diaria



Una paranoia avanzada,
un ejercito de malas espinas
de rosas flácidas, deliradas,
caídas en las tumbas
de la confianza entera,
de la nada viciada y vacía.
Una psicosis sin origen y sin fin,
una serpiente que se devora así misma,
se comprende y se desprecia,
se ama y se ignora,
no tiene forma ni color,
es homogénea al sistema,
es una vida cotidiana,
nunca está entera.
Es cualquiera.

10/07/2007


Te dije que eres la parte,
el fragmento enorme
de un metal desconocido,

perenne sortilegio de vetustos soñadores.

Tú no me escuchas atenta como la loba
y el lomo te acaricio deslizándome en el blanco
fuego que le aparece a mi palma aventurera -

de tus mares y tus tierras
donde me escondo y me desprendo.

Tú no me miras con los ojos
de cualquiera.
Te dije que eras un trozo de sangre,

que eras mi amante heroica,
una mitad casi equivalente

a cincuenta maravillas
de las cien expectativas
que poseo de mi mismo.

Te dije que me desconozco
sin tu presencia hoy día:

hoy día que es siempre
pasado y futuro.

Te dije que no teníamos edad ni nada,
te dije chocolates,
helados,
empanadas,
café,
terremoto,
cine,
motel,

he estado tan cerca de ti
que a veces he sido tú
………………..y me abrazo y lloro

y trato de amarme más
que a todo.

Te dije que eres la parte,
el fragmento enorme
de una pasión neutral y constante,

una pasión de un color que no es de este mundo.

Tú tienes mi cuerpo
en el palacio de tus centros,

en el balcón del mañana
dejaras caer tus trenzas

cual firmes cadenas de un brillo negro
por las que me treparé a tu cuello
…………………………..para morderlo.

Tú me tienes el cuerpo
te dije que a cada minuto te sacaría la mascara

de la piel, para lamer, para frotar,
para morir y volver a nacer
ipso facto,

para comer, para levitar,

para chupar y volar
con tus alas extendidas

en derredor de mi cintura
aturdida de tus piernas.

Te dije que me esperaras,
que te sentaras a leer:
tú eres mis únicos oídos,
en tus orejas colgaré la punta de mi lengua
para celebrarlo, cuando llegue.

Tú eres mi paciencia,
te dije que no te diría:
“tú eres mía”

ya sé que no tienes madre,
que no tienes familia,
yo sé que no existes,

que nada será mentira
que todo será mentira.

te dije que me iba a demorar en comprender
que todas mis cabezas están duras.

Tú tienes la recompensa

¿Eres tú la recompensa?
¿Tienes-tú-mi-tesoro?
¿Acaso yo lo enterraré de nuevo,
en las nubes
en el cielo aterciopelado
de un placer sublime de carne y beso?

Te dije que no iba a parar
que no tengo frenos,
y por ende, desenfrenado
será todo lo que te de.

Tú eres,
te lo dije
(espero no volver a repetirlo).

Abandono real


Cuando pienso en elevar
del corazón su vestido,

y convertir ese sentido
en una lisonja a tu psique,

me doy cuenta que no existen,
no existen las letras para decir:

T-E-
A-M-O.

Estoy desesperado
y mi lengua es calido helero,
siempre humectado
por el marfil de tus palabras,

letras que me deshacen
con su complejo de ser ellas.

Y no existen, me he dicho,
las letras para decir:

Q-U-E-D-A-T-E
C-O-N
M-I-G-O.

10/02/2007

FEEDBACK


Siento que la masa me envolvió
y soy igual de blanco
que las demás partículas.
Si me mirara en el espejo
vería el paisaje.
Sabes que eso me hace desaparecer:
un tequila tranquilo apreciaría tal belleza.

En todo caso, no podría ser
semejante a tal nivel de buenaventura,
lo sé por qué me lo dijo
la plata que no tengo:
el falo que no ostento
para el publico desconocido.

Pisar la realidad
me equivale a la nada.

Me duele no poder correr
mientras corro desesperado,
que pasen a mi lado sólo los fantasmas
encadenados (y se burlen
las guitarras de las canciones tristes
de mi, de lo que no tengo,
de lo que no te di).

¿Sabes que necesito? (
por si las moscas
llegasen a posarse en mi ropa
) Una mitad de naranja (que las ahuyente
con su ácido benéfico). Te lo diré sin palabras
y espero que me escuches.

Tengo mucha fuerza impulsándome
a dormir, a pensar detenido
mientras sólo las imágenes se realizan a priori

Me gustaría que me tomaras
de la punta
del zapato,

para no volarme tanto

y llegar temprano a la cita,
para poder ser puntual,
y no ser estos puntos al final...

¡Preséntanos, por favor! :

Yo me llamo Pavlo
¿y el que tú amas,
cómo se llama?

A veces lo veo en el reflejo
de la ventana del metro

y me dan ganas de decirle
que tú no le convienes,
que debería ser más fuerte
y salirse de tu cuerpo
por aquel mágico orificio
fragante de mi deseo.

Mas no me atrevo
a hablarle,

se ve demasiado rudo,
tiene cara de perro bravo
a punto de morder el aire
mugroso de la capital

y envenenarle con su rabia.

Dime qué hago
o sólo aliméntame de buenos días,

de “buenas noches”,
de “¿cómo has estado?”,
de “¿te ha ido bien?”,
de “te he echado de menos.”
Aliméntame de tus dedos
masajeando mi espalda de fierro,
mi piel elástica de fierro.
Aliméntame mientras se acaba el miedo,
mientras se desase el hielo
de los polos
y todo queda libre de contradicción

a nuestra disposición

practicamente eterna.

9/29/2007

POEMISIMO


Aquella noctívaga sesión
de desafuero todos los dioses
le reclamaban su presencia.
La primera campaña de una visión
nublada lo sedujo en la mesa.
Fría, dorada y destapada,
mojando sus pantalones
hasta exagerarle la vejiga
con las mentiras del cerebro verdadero.
El veneno mojaba su garguero
para deshacerle la pesada armadura
de errante caballero
sin asquerosas manchas
de vino en la conciencia de su ropa.
No obstante casi moribundo
se dedicó a recorrer el mundo
en menos de ochenta días de invierno,
y llegó al punto de partida
derribando cuanto amenazante molino
se le atravesara en el destino.
Ahí buscó a su amada doncella,
una desvirgada pordiosera
que él evocaba en cada puñeta,
pero no la encontró,
nunca la encontró...
Elucubró enseguida el plan que lo liberara
de una mazmorra en la que ahora era torturado
con los extrañados atisbos
de todos los normales
autómatas.

Y sin quererlo
........................................(nadie)

lo logro.

9/26/2007

BAR-DANZA-CAMA-AU REVOIR



Abrásame y acaríciame.
Esta vigilia me sorprende
sin la lengua en tu vientre.
Mastícame y bautízame,
este cigarro costo menos
de lo que vale la pena.

Préndeme y deléitame,
sabes que la suma
da mar de resultado.

Mírame y escúchame,
de tu boca bramara
una serpiente a tus pulmones.

Imagíname y dibújame,
con el acero de las puntas
de las plumas de tus pezones.

Sácame y méteme,
la saliva de tus bocas
me bañara la mala onda.
Mátame y revíveme,
llénate del manjar macilento de mis entrañas
de mis intentos y mis canas

de vivir para siempre.

Búscame y llámame,
si nada es imposible,
relaja el timbre de tu voz,


te he dado todos mis numeros
te he dado mi infinito,


te dije que a veces me muero,
vivo al lado de la pena

casi en la esquina
de un de-lirio rojo
que en ocaciones adorna una tumba.

SALTIMBANQUI



No debería andar de manos
por la calle de los años
si en realidad soy sólo risa,
carcajadas en la fila
de los que esperan un cielo ahora
ignorando las mentiras.
Paso por en frente
de la acera de un espejo,
no me gusta que me salude
el mendigo de la espera.
Si tan sólo en el invierno
cupiese la primavera,
esa lluvia de monedas
mojaría a todas las reinas
y a todas las reinas
de copas y de oro.
No puede ser más eso
que yo
pienso
en la noche
de la nada,
en la noche callada y hecha polvo,
en la noctivaga añoranza
de carne y música.

No debería ser
que lo piense, que lo construya con mis manos.
Vuelo por las colinas
queriendo salir de la esclavitud,
me da mucha sed que el humo no afecte mi paciencia,
si tan sólo me esperara jugosa
la boca y me devorara
un espasmo de vida,
quizá dormiría tranquilo,
pensando que no debo soñar tanto,
que debo bailar
con La que me lo pida...

TECHO


De siempre nada
toco el techo
con la mirada

y le creo empapado
de mis ojos sus labios.

…………Bello, vello.

Un temblor de automatismo
y la nada también me mira
desde arriba, cual irrisión

de largo cabello
que mutila el deseo

y lo masturba de secreto,
secreto de polvo y paja.

Nada de siempre
quizá se arrepiente

de divisar lo expuesto
al mundo incorrecto,
quizás cuando se vea contemplando
en la carretera otra ondulante

brisa rápida, sabrá que nada
es más eterno que un momento

de leche caliente
derrapándole la histeria
del vientre del cerebro.

……………Vello, bello.

Siempre de nada
sirven unas copas
las mucamas de la quimera,

por cierto que nada
está tan lejos

de un sucio billete
de onírico rostro.

iré a cómprame las Alamedas
para vestirme de señor elegante

y mientras le hablo a alguien
que finge escucharme el bolsillo
saldré a mirar los neones un poco menos aturdido
que cuando despierto mirando el techo
y ni mi cumpleaños celebro.