9/26/2009


La saliente gangrena ha sucedido,
volcándome hacía la floresta indolora,
en una sucesión fantástica,
tan afable que distorsiona los pasos
que la cantina me conoce a priori, el devenir.

Es extravagante el sonido insípido del júbilo constante,
de los nidos perfeccionados
cual una permanencia dionisiaca en el fuego;
la paz insuficiente
de la frontera eucariota
que define nuestras almas espesas y brutales,
el límpido catre de la fidelidad como un ave tornasol,
exhibiendo el plumaje espacial, solamente ante los ojos poseídos
del amante aislado bajo el árbol genealógico
que se erige en los vastos paisajes del cuerpo de UNA mujer.

2 comentarios:

Zara Bahdí dijo...

Perro de Plush, portate bien por fa. vuelves del infierno cada tanto en tanto, a tu morada entre mis piernas, entre mis brazos, te amo mucho, siempre estaré donde sea
contigo...Zara y Pablo...

Anónimo dijo...

Asú aggg